Islas Seychelles

EL VALLE DE MAI
Tono & Lidon
Siempre cogíamos las vacaciones en octubre, después del Pilar, para ver en todo su esplendor el agostado de la flora alpina. En el año 2005 para celebrar una fecha, digamos “ especial” decidimos, con algo de precipitación, ir a las Seychelles, un grupo de pequeñas islas graníticas y coralinas situadas arriba de Madagascar, de clima tropical, con una vegetación endémica muy especial y con playas blancas espectaculares, (Anse Lazio esta considerada como una de las mas bonitas del mundo)
Sin planes muy estudiados llegamos al aeropuerto de Mahe, la isla principal, el 13 de octubre a las siete de la mañana, ese mismo día, con un pequeño avión de 12 plazas que hace la ruta varias veces al día, fuimos a Praslin. Hotel de película, con playa de arenas coralinas incluida, tan blancas que apenas se calientan con el sol pero que exigen llevar constantemente gafas oscuras, y como no las típicas, y bellísimas imágenes de los Cocos Nucifera doblados sobre el mar. El día siguiente había una excursión programada a Curieuse que no podíamos desaprovechar y allí nos fuimos “a ver pájaros”.
El 15 de Octubre del 2005, con un sol esplendido, dejamos atrás el hotel de súper lujo, cogimos un destartalado autobús, cuyo aire acondicionado eran unos pequeños ventiladores laterales, y nos plantamos en la entrada del Valle de Mai ……. antes de las diez de la mañana entrábamos y algo cambiaria en nuestras vidas: Era el inicio de nuestra pasión por las palmeras.
El Valle de Mai es uno de los parques nacionales más pequeños del mundo (sólo cuenta con 19,5 hectáreas). Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1983. Es un bosque casi virgen donde las palmeras son dominantes. Este bosque ha evolucionado al margen del resto del mundo desde hace alrededor de cien de millones de años, cuando el actual archipiélago de las Seychelles formaba parte de ese legendario supercontinente llamado Gondwana, que agrupaba a África, Madagascar y la India. Cuando Gondwana se resquebrajó y se inició la lenta deriva de los continentes, provocó que el archipiélago quedara, cerca de su ubicación original, en mitad del actual océano Índico y a gran distancia del resto de tierras. A raíz de este aislamiento forzoso, la flora y la fauna de la pequeña isla de Praslin, de apenas 12 kilómetros de longitud por 5 de anchura, ha evolucionado a su ritmo y al margen de interferencias externas.

El autor entrando al Valle de Mai

Nada más entrar nos desbordó su exuberante belleza, nos quedamos extasiados. El bosque es umbroso, aunque acogedor y transitable, pluviselva tropical, la lucha por la luz es encarnizada, dramática, y el sotobosque es realmente oscuro, 28-30 ºC de temperatura constante, 80-90 por ciento de humedad relativa. El olor es dulce, a fruta madura, a especias, (en la parte alta hay canelos); huele a humedad, huele a mantillo maduro de reposada fermentación, el valle esta lleno de hojarasca, por supuesto de palmera y en todos los estadios posibles de descomposición.

Hay un pequeño riachuelo en el centro, que recuerda a los de nuestros pirineos, pero en el que la flora es tropical y el agua esta caliente (28º). Da sensación de ancestral, de perdido en el tiempo, de otra época…, parece las imaginadas selvas del Cretácico, como si de un momento a otro, desde un rincón fuera a aparecer un dinosaurio…Imaginaros: de pronto entras en un bosque en donde las palmeras son el organismo vivo dominante, aquí son las reinas, no “nuestras princesas” como solemos decir. Un bosque de palmeras donde Lodoicea Maldivica es omnipresente, también están, vegetando en todo su esplendor, palmaceas que son de culto entre los amantes de las palmas, como Verschaffeltia splendida con sus zancos y Phoenicophorium borsigianum , y las estás viendo en su lugar de origen, victoriosas en su lucha por la luz y por los nutrientes, con las armas que han podido desarrollar en más de cien millones de años de evolución.

Aquí son las reinas porque son las mejores, las mejores adaptadas, mandan. Teniendo en cuenta que el agua no es un limitante, ya que varia la cantidad según temporadas, pero jamás escasea, las hojas tienden a ser grandes, muy grandes; La posición geográfica de Praslin, cerca del trópico y el omnipresente océano mantiene la temperatura estable, sobre los 27º-30º C, lo que condiciona que todas las palmeras tengan poca, yo diría que nula, protección térmica de la yema apical, y sean muy difíciles de adaptar a otros entornos.

Es evidente que faltan nutrientes en los suelos, graníticos, aunque se hayan ido captando durante millones de años y el reciclaje es completo. Lo que mas se aprecia, es la feroz competencia por el espacio y por la luz. Son estas circunstancias, básicamente, las que han generado las estrategias evolutivas peculiares del lugar. Es curioso, y sorprendente, por estar en una isla remota, que todas, excepto Lodoicea, tienen espinas en sus fases juveniles …¿para evitar ser devoradas por las tortugas gigantes (Geochelone gigantea)? extintas en fases históricas recientes, ó quizás por algún tipo de dinosaurio ya extinto. Las cosas que mas nos impactaron fueron el tamaño de las hojas iniciales de Lodoicea, el tamaño de sus frutos y los zancos de Verschaffeltia.

Seychelles es un caso de relictualismo extremo, posee 6 especies de palmeras nativas y todas ellas pertenecen a géneros monotípicos endémicos, lo que hace pensar que, representan líneas evolutivas que estaban presentes en la isla antes de que ésta se separara de África en el Cretácico tardío y de India en el Terciario temprano

PALMERAS ENDEMICAS DEL VALLE DE MAI

Lodoicea Maldivica
Deckenia nobilis
Phoenicophorium borsigianum
Verschaffeltia splendida
Roscheria melanochaetes

Nephrosperma van-houtteana

Lodoicea maldivica:
EL COCO DE MER

Palmera dioica, posee la semilla mas grande de todo el reino vegetal, que tarda en madurar en rama alrededor de 7 años, suele pesar alrededor de 20 Kilos, aunque las hay con mas de 30, y evidentemente están ahí para generar esas enormes hojas iniciales que deben abrirse a la luz en lucha con sus vecinas, con un pecíolo de hasta 7 metros de altura y un limbo de 4 ó 5 metros de largo por 3 de ancho… ¡ impresionante!.

Cuando el aire las mueve y se golpean entre ellas, suenan como si se tratara de unas planchas de tejados que fueran a caer sobre tu cabeza, sientes algo entre trascendental y misterioso, sobrecogedor, magnífico. Estas semillas tienen forma de “nalgas femeninas” y el amento de los ejemplares masculinos tiene forma de “pene” y el tamaño de un brazo. Dice la leyenda que en las noches de tormentas con fuertes vientos, se produce la fecundación (en realidad de esa tarea se encargan los insectos, pero…¿quién se resiste a imaginárselo según la leyenda?..No es por un casual que el sobrenombre turístico de las Seychelles sea “las islas del amor”)

En su fase adulta, no es una palmera grande, de hojas costapalmadas, muy lenta, estrictamente tropical en sus requerimientos vegetativos, y bastante difícil de cultivar, ¡Todavía quedan más de cuatro mil ejemplares de esa singular palmera en el Valle de Mai. !!

Nephrosperma vanhoutteanum
(Del griego nephros, riñón, y sperma, semilla)

Palmera de hojas pinnadas y sin capitel, con corona de frondes verdes oscuros arqueados o decumbentes.

Las inflorescencias son interfoliares, largas y poseen flores unisexuales de ambos sexos, los frutos son pequeños, en forma de riñón, que van cambiando del verde al rojo según maduran.

Las plantas jóvenes tienen erizados y llamativos aguijones negros en los pecíolos, aunque estos sean menos obvios en plantas grandes

Roscheria melanochaetes

Con cerdas o pelos duros y negros. Palmera de hojas pinnadas con un capitel prominente. Las inflorescencias son interfoliares, y cuelgan por debajo del capitel después de caer las hojas, portan flores unisexuales de ambos sexos, sus frutos pequeños y globulares, de unos 7mm de diámetro, y son rojos cuando maduran. Las plantas jóvenes presentan hojas enteras, mientras que las plantas adultas presentan hojas irregularmente pinnadas, con foliolos de ancho desigual, que a veces se dividen de forma irregular junto al ápice. Son bastante espinosas en sus fases juveniles y casi inermes en fase adulta.


Deckenia nobilis
(Nobilis por ser majestuosa y Deckenia por el barón Von Decken)

Palmeras monocaules, enormes, robustas, hasta 35 metros, espinosas, con un prominente capitel espinoso y blancuzco. de hojas pinnadas de color verde oscuro. Los foliolos son delgados, rematados en una larga punta y con pelos en el revés, Las vainas y los pecíolos son espinosos, sobre todo en ejemplares jóvenes. Las inflorescencias son subfoliares con flores unisexuales de ambos sexos, los frutos son ovoides y de un color entre púrpura-oscuro y negro.


Phoenicophorium borsigianum
(Phoenix, por palmera, Phorios, del griego “robado”, y Borsig, por un horticultor aleman)

Palmera de grandes hojas enteras (simples) y arqueadas, de hasta 2m de largo por 1 de ancho con nervaduras pinnadas y con los márgenes de las hojas muy aserrados. Las Inflorescencias son interfoliares, con flores unisexuales de ambos sexos.

Los pecíolos y el estípite son muy espinosos en las plantas jóvenes, pero se vuelven inermes con los años. Crece hasta 15 metros de alto

Verschaffeltia splendida

Palmera de hojas enteras, majestuosas, con ápice marcadamente escotado, de color vede claro, anchas y plisadas, con un llamativo raquis rojo en los ejemplares jóvenes, y suelen aparecer divididas de forma irregular por acción del viento.Las inflorescencias son interfoliares. Anillos de largos aguijones negros sobre el tronco. Quizás lo mas característico de ellas sean las largas y robustas raíces epigeas (raíces zancos) que sostienen la base del tronco.


Claves taxonómicas para una rápida diferenciación

Lodoicea maldivica : Inconfundible

De hojas pinnadas
Sin capitel: Nephrosperma vanhoutteanum

Con capitel prominente:
Foliolos de ancho desigual: Roscheria melanochaetes
Foliolos delgados: rematados en una larga punta, Deckenia nobilis
El capitel es espinoso (la única siendo adulta) y blancuzco

De hojas enteras:
Con raíces epigeas (zancos): Verschaffeltia splendida
Hojas enteras con ápice marcadamente escotado, divididas de forma irregular por acción del viento.
Sin raices epigeas (zancos): Phoenicophorium borsigianum
Grandes hojas enteras (simples) y arqueadas con nervaduras pinnadas y márgenes de las hojas muy aserrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.