El color de las palmeras

POLICROMIA DE LAS PALMAS
por Sven Nehlin

Las hojas jóvenes de muchas plantas del bosque tropical tienen coloraciones rojizas o verde rojizo, debido a pigmentos antociánicos. Se ha sugerido que tales pigmentos pueden proteger a la hoja contra la luz ultravioleta; otros autores piensan que, como estos colores se asemejan a los de hojas secas o muertas, podrían servir de protección contra los depredadores; otros, en fin, suponen que la antocianina juega un papel triple: como favorecedor de la fotosíntesis, como protector contra la depredación y como precursor de la lignina.

Pero, ¿que son las antocianinas? Son pigmentos hidrosolubles en el líquido o jugo vacuolar de las células, las cuales son de considerable importancia para la planta en la producción del color de las flores, frutos, arilos, de la pigmentación otoñal de las hojas, etc. Las antocianinas colorean las vacuolas según el pH del contenido, en rojo (acido), violeta (neutro) o azul (alcalino) y son por lo tanto parecidas al papel reactivo de tornasol.

La coloración roja de la hojas, por el pigmento antocianina ocurre con relativa frecuencia en menor o mayor grado en géneros de árboles como Amherstia, Andira, Bombax, Brownea, Calophyllum, Cecropia, Ceiba, Cinnamomum, Coccoloba, Diospyrus, Eugenia, Gustavia, Lophira, Mangifera, Mesua, Pachira, Persea, Saraca, Triplaris. Luego hay plantas como Acalypha, muchas especies de las Araceae, las espectaculares familias Bromeliaceae, Marantaceae, Liliaceae, Euphorbiaceae.

Algunos autores indican otros componentes que influyen en la pigmentación, por ejemplo, los carotenoides, que a diferencia de los antocianos, no son solubles en agua, sino que al igual que las clorofilas, están adosados a las proteínas de los cloroplastos. Los carotenos dan colores rojo-anaranjados o amarillos, mientras que la malvidina da color purpúreo, los flavenoles dan amarillo o marfil, la delfinidina, azul, la cianidina, violeta, la pelargonidina, rojo y salmón como en Pelargonium, Dahlia, Papaver, Rhoeas. El color amarillo en las hojas es muy frecuente en Agave, Erythrina indica, Pandanus, Sanseviera, y tantas otras plantas.

Pero también hay coloración en las hojas por deficiencias de nitrógeno (que afecta la síntesis de clorofila y fotosíntesis) y desenmascara otros pigmentos accesorios.
También se han encontrado especies variegadas con interés para horticultura ornamental. Sin embargo, este fenómeno no lo he observado en las palmas.

Rara vez encontramos palmas en los trópicos que muestran la presencia de colores marrones, rojizos, purpúreos o morados en las hojas más jóvenes. Estos pigmentos, como mencionamos anteriormente, pueden tener una función de defensa contra la radiación del sol tropical y su duración varia, pero normalmente es muy corta en la primera hoja que brota.

He podido observar este fenómeno en:

Asterogyne spicata (Principes Vol. 38, No. 4) )
Chambeyronia macrocarpa (Blombery p 83,)
Dypsis baronii (Dransfield p. 200)
Dypsis crinita (Dransfield p. iii & 360)
Gronophyllum pinanguides ex Ningella (foto 8-6-96)
Heterospathe elegans
Heterospathe woodfordiana (rojo intenso, foto Stewart P.106)
Laccospadix australasica (foto Blombery p. 114, «hojas a veces rojas»: MAXSON)
Oenocarpus sp., probablemente O. bacaba, Seje pequeño (diapositiva)
Pinanga kuhlii (foto 8-6-96)
Pinanga patula
Ptychosperma waitianum (Principes Vol.40 #1 p. 44 + ultima portada)
Salacca zalacca (fotos)
Welfia regia (foto en la envoltura de Henderson Field Guide)

Los colores amarillos y anaranjados (carotenos y xantofilas) se presentan en:
Stevensonia borsigiana
Hyophorbes lagenicaulis
Hyophorbes verschaffelti

No debemos olvidar las palmas más espectaculares con sus espátulas rojas, es decir:
Cyrtostachus renda (foto del cultivo de Cardozo en La Sabana 1995) Cyrtostachus sp. (foto idem). Hay 8 especies del género Cyrtostachus y son difíciles de cultivar debido a que necesitan clima tropical húmedo y humedad continua en el suelo.

Luego tenemos: Areca vestiaria (los pecíolos y rachis son de color amarillo-anaranjado, vaina envolvente y brácteas que protegen la inflorescencia, generalmente anaranjado brillante, pero puede ser rojo o marrón, foto Blombery p. 50) Basselinia gracilis (vaina envolvente rojo), Beccariophoenix madagascariensis (Dransfield p. 439, 441, 442), una palma espectacular, muy rara) Dypsis oreophila (Dransfield p. 226, 227) Dypsis dransfieldii (Dransfield p. 355) Dypsis leptocheilos (Dransfield p. 176) Dypsis perrieri (Dransfield p. 353) Lemurophoenix halleuxii (idem)

Pero también hay color en los bordes o las venas de las hojas y tallos y son morados/azules o rojizos en Dypsis baronii (Dransfield p. 200) Dypsis hildebrandtii (Dransfield p. 390) Latania lontaroides, Latania loddigesi.

Si la coloración de las hojas, tallos, brácteas, pecíolos, etc. es bastante rara en las palmas, el color de los frutos si es frecuente, y muy variado. Por ejemplo blanco en Pigafetta filaris y las especies de Aiphanes; verde en Daemonorops formicaria y Syagrus; verde-oliva en Copernicia macroglossa, Corypha y Latania; verde-amarillo en Poliandrococos caudescens; amarillo en Cocos nucifera («coco amarillo»); dorado en Chrysalidocarpus lutescens («palma de frutos dorados»); anaranjado en Phoenix; amarillo-rojizo en Bactris gasipaes; rojo en Veitchia merrillii, «la palma de navidad», Ptychosperma elegans y Laccospadix australasicus; rojo-morado en Pinanga; marrón en Attalea, Raphia, Nypa fruticans, Maurita flexuosa y Salacca zalacca; morado en Dypsis bernieriana y Hyphaene compressa; azulado en Retispatha dumetosa; morado- negruzco en Hyophorbe; y negro en Geonoma, Bactris macana y Sabal, Dictyosperma album y Chamaedorea metallica.

Como en los demás frutales, también las frutas de las palmas pueden presentar variación de color al madurar los frutos. Hay una bella foto en el libro de Hodel de una Chamaedorea radicalis: el color cambia gradualmente de verde, amarillo, anaranjado, hasta terminar en rojo.

Que palmas pertenezcan a un mismo género no es, sin embargo, ninguna garantía que los frutos sean del mismo color. Chamaedorea nubium tiene frutos negros brillantes y muchos otros géneros también, incluyendo Hyophorbes y Ceroxylon. La palma bendita Ceroxylon interruptum en el Avila tiene frutos de color rojizo mientras que C. klopstockia en la Colonia Tovar tiene frutos de color negro-grisáceo. Recientemente se ha visto una variedad en la Colonia Tovar que tiene los frutos amarillos, lo que puede dar sospecha de que se trata de una otra especie desconocida para este hábitat.

No solo por el color sino también por su forma, muchas de las frutas de las palmas son extraordinariamente bellas y como un regalo adicional de la naturaleza, algunas palmas son comestibles como el moriche, el salak, el palmito o el pijiguao y no podemos olvidar el fruto numero uno de las palmas – la nuez de coco!

La floración en si de las palmas no es muy llamativa, excepto para el cultivador y el botánico. Sin embargo, el botánico no presta tanta atención a la coloración de las hojas o las flores. Para el horticulturista, sin embargo, esto es de gran interés.

La coloración de las hojas da a todas las plantas en general y en particular a las palmas una atracción y un valor ornamental adicional y sobre todo para aquellas personas entusiastas de las palmas, a quienes les gusta coleccionar plantas raras y muy ornamentales.

Una muestra de que las palmas con hojas rojas verdaderamente llaman la atención son las fotos en libros como de Lynette Stewart: «A Guide to Palms and Cycads of the World», que igual que en el libro de Henderson, «Field Guide to the Palms of the Americas», usa «palmas rojas» en su portada.

Finalmente, con respecto a la floración de las palmas, hay una excepcional floración, la de Corypha umbraculifera que cuando florece no puede quedar olvidado o inadvertido: tiene la inflorescencia más grande del reino vegetal. Cada ramo de flores puede tener 6 m de largo y puede haber más de veinte plumas. Las flores son de color crema y se ha estimado que puede tener millones de flores en una sola floración, que es la primera y la última en la vida de esta palma y ocurre después de 50 a 60 años de crecimiento. Puede resultar en 500 kilos de semillas. Pero después de este espléndido esfuerzo, la palma empieza a decaer y finalmente muere.
Sven Nehlin, Septiembre 1996

Bibliografia
Blombery & Rodd «Palms of the World» 1989 – Dransfield & Beentje «The Palms of Madagascar» 1995 – Dransfield & Uhl «Genera palmarum» 1987 – Graf, A.G. «Exotica» – Henderson, Galeano & Bernal «Field Guide to the Palms of the Americas» 1995 – Hodel, Donald «Chamaedorea Palms» 1992 – Hoyos & Braun «Palmas tropicales» 1984 – Lindorf et al. «Botanica» 1991 – Raven & Curtis «Biologia Vegetal» 1975 Mancinelli, Alberto «Light-dependent Anthocyanin Synthesis: A Model System for the Study of Plant Photomorphogenesis», Bot. Review Vol. 51 1985 – Stewart, Lynette «A Guide to Palms & Cycads of the World» 1994 – Ting, Irwin P. «Plant Physiology» 1982

Nota
El autor, miembro fundador de la Asociación Venezolana de Palmas AVEPALMAS, y su presidente en el año 1996 posa, a la derecha del texto, retratado junto a una hoja nueva de la palma Chambeyronia macrocarpa.

El presente articulo fue inspirado por el hallazgo de un espécimen de Asterogyne spicata con la primera hoja de color sangre. Ocurrió durante una excursión en el Parque Nacional de Guatopo con los miembros de International Palm Society en Junio de 1994. Véase también artículo en «Principes» Vol. 38, No. 4 de Octubre 1994 pág. 211-213, del cual tomamos las siguientes fotos: planta joven con la espectacular hoja (1) y una planta adulta (2) con inflorescencia y frutos. Al lado Dr. John Dransfield, palmólogo de Kew Gardens de Inglaterra y autor de varios libros sobre palmas, incl. Genera Palmarum.

Sinonimia
Al solo efecto de evitar confusiones al lector, se lista los sinónimos de algunas especies de palmas nombradas, que al día de hoy son nombres aceptados. Dicha lista de nombres científicos aceptados son extraídos de la Checklist del Royal Botanic Garden, Kew.
Motiva esta lista de nombres aceptados, el hecho de que el presente trabajo fue escrito en el año 1996 y muchas de las especie conocidas fueron recatalogadas o renombradas.


A continuación se aprecia algunas de las especies mencionadas por el Sr. Sven Nehlin en el presente artículo. Agradezco a todos los colegas que aportaron imágenes.

Basselinia gracilis

Chambeyronia macrocarpa
Cyrtostachis renda

Dypsis crinita

Dypsis leptoscheylos

Hydriastele pinangoides

Heterosphate elegans

Hyophorbe lagenicaulis

Hyophorbe verschafeltii

Latania lontaroides

Phoenicophorium borsigianum

Pinanga coronata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.